martes, 21 de julio de 2009

En él.

Entró rápidamente. Determinado, nadie se enteraría jamás. Sabía muy bien lo que quería. Todo se movía ante sus ojos que comenzaban a mudarse de órbita apenás lo acarició. Su cuerpo vibraba escalofríos de placer que recorrían la superficie de sus nervios.

Con la yema de sus dedos podía palpar cada poro que brotaba de su piel. La mano como puño y el primer gemido saltó de la punta de su lengua. Sordo como bullicio fue el suspiro al aire. Nadie podía oir nada, la danza continuaba allá afuera.. y adentro.

La palma de su mano acarició el frio azulejo de mayo, no había de donde agarrarse tras semejante presión. Los segundos pasaban y sus dedos se deslizaron dentro suyo. Los gemidos se hicieron canción y todo su cuerpo danzaba al compás del estímulo al alma. La sensación no era nueva en él, pero la droga lograba llevarlo todo al límite, a él y a su cuerpo estremeciéndose.

Aceleró el pasó y la punta de sus dedos tocaban fondo. Una y otra vez procedía ante una situación que no tenía retorno alguno. La mano que buscaba apoyo encontró por último su pija dura, expectante. Sus manos ocupadas y su mente en otro lugar. Su cuerpo allí y su cabeza en algún lugar de la galaxia.

Por última vez, aumentó la velocidad. Sus ojos fuera de órbita. Su cuerpo se aferró a lo etéreo del placer. Un cuerpo completamente acabado era el resultado final de la atención máxima que se puede alguien dar.

Los dedos de una mano entraban y salían. La otra se dedicaba en última instancia a subir y bajar frenéticamente para dar la estocada final. La nada era nada, su pináculo lo fue todo.

Un cuerpo complemetente extasiado y una mente sumergída en lúcuma de placer. Solo eso quedó de él. Esa noche ya nada más podía entrar en su cuerpo, solo la música hecha partículas de colores, placer y psicodelia.



~

15 comentarios:

Lola dijo...

Qué placer.

Juliana dijo...

opa, este blog volvió a estar quenchi!!
cada día escribis mejor, nene

besitos

Vir dijo...

Me encanta,desde la primera letra hasta la última. Siempre se me hace demasiado breve.

Un besito!

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

que viva la psicodelia, especialmente la natural

asi que esto es el sexo dijo...

@ Lola: Siempre expresa tanto con poco, pequeña.

@ Juliana: Si, hay que equiparar este frio con algo.

@ Vir: ¿Es "Vir" de "Virginia"? Siempre leo tus comentarios, ¿Nunca un blog? Gracias por los halagos de siempre, otro beso por ahi.

@ Yulep: ¿Psicodelia natural? Es complicado, por definición de diccionario el termino ya incluye estupefacientes jaja.

~
Saludos!

MILKYSUGGAR dijo...

buen relato... lo sentí mío... fue como vivir algo prestado ...

fue un verdadero placer leerte

Vir dijo...

Si! Es Vir de Virginia. Te leo desde hace bastante, pero casi nunca me había atrevido a comentar. Y aunque no comente en algunos textos que sepas que desde un pueblo perdido de Jaén te leo. Supongo que por lo mismo no tengo un blog: la verguenza, además no sabría que contar en el.

Un besito.

asi que esto es el sexo dijo...

Es un feo sentimiento al verguenza, si lo tuviese (admito que lo tengo pero en una medida muy menor) tan avanzando, trabajaría muy duro para removerlo.

¿Donde es Jaen?
Besos Vir.

Vir dijo...

Jaén está al sur de España, al lado de Granada.

Supongo que tengo que hacer algo con esta verguenza, pero es una de las cosas por las que más me caracterizo.

Un beso!

"MI CASA ES UN HOSTAL"(Pibot) dijo...

Escribes muy bien, muy wena lirica, vendré por aquí seguido, cuídate y suerte con todoo! bye :)

An · dijo...

Me podés buscar
pero nunca encontrar;
mi cuerpo está acá,
mi cabeza más allá.

lalala

Si yo soy así,
no es por culpa de la droooga.
Si yo soy así,
no es por culpa del alcohol.(8)


xD

ella dijo...

sencillamente increible...
un verdadero placer leerte... y cuando digo placer es placer, puro placer...

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Hoy en utilísima: el placer de la manualidad.

La PUTA y la MONJA dijo...

Me encontré en algunas líneas, me sorprende que las experiencias diferentes, desconocidas, puedan sentirse a veces como tan cercanas y propias.

Hermoso.

Jane Rivadavia dijo...

placer y psicodelia;
eso me agrada.