martes, 22 de septiembre de 2009

Amor de adentro hacía afuera.

Hay veces en donde simplemente tengo ganas de calentarme escribiendo. Recordando una situación, leyendo los comentarios que dejan, hablar con alguien sobre alguna cogida particularmente exquisita, etc. No voy a negar que imaginarme alguna lectora tocarse mientras me lee, me calienta. A decir verdad, es algo que me calienta y mucho.

Afortunadamente eso no es todo.

Encontré en este espacio, un lugar para expresarme, valga la redundancia. He aquí otra razón por la cual escribo en este lugar y no en un papel de un cuaderno, o un word y no me lo guardo solo para mí: siento que mi mensaje puede ayudar a alguien. A veces es mi mensaje y a veces (por si no lo notaron aún) el mensaje de alguien más, citando algún músico, poeta, diálogo de película, etc.

Me llena el corazón de alegría cuando alguien me dice que le sirvió algo que le dije, algún texto que escribí o cité. Que eso era lo que necesitaba leer en un día gris como este o aquel. Llegado a este punto, no pretendo el prestigio o el halago de si el texto es mío o de alguien más, solo pretendo que le sirva a alguien, así como en su momento me sirvió a mí.

La mayoría no escribe, no comenta, pero sé que muchos leen. Mi máximo deseo es que en los casos en donde siento que estoy diciendo algo, (cuando hablo de sexo, no me importa mucho la verdad) la persona que lee se detenga a meditarlo un poco, tal vez leerlo unas cuantas veces más y pensarlo en relación a uno mismo. Si lo digo y lo expongo acá, es porque realmente siento que puede ayudar a alguien, a una gran mayoría. Tomándonos solo unos segundos de conciencia por sobre la inercia y vorágine de leer todo lo que anda dando vuelta por la red sin detenerse a pensar un momento, les aseguro que muchas cosas van a ir mejor. Pero bueno, eso es solo mi deseo.

Hay tanto y tan poco a la vez para hablar ó decir. En el fondo solo quiero poder ayudar al que lo necesite (De esta manera. No faltará el/la que salte diciendo "Entonces andá a las villas a ayudar ahí que lo necesitan más" etc. Para mí, parte de la solución está acá y acá es donde yo estoy y acá quiero estar y ayudar)

Siéntanse totalmente libres de todo, de escribir, escribirse entre ustedes, escribirme. Muchas veces, aunque solo seamos letras en una pantalla, uno solo necesita que alguien haga evidente aquello que tenemos miedo de revelar.

No hay que ser Buddha, Cortázar ó Gandhi para ayudar profundamente a una persona. En esta vida y en la gran mayoría de los casos, la solución a casi todos los problemas está al alcance de la mano.

Se los juro por mi vida que es así. Pero es tan difícil de ver...



~

15 comentarios:

Meli dijo...

Muy lindo, me gustó mucho, tenés razón lo que escribis, y te digo algo más... Estas cayendo de a poco en los inevitables balances de fin de año que lamentablemente no empiezan solo en Diciembre jaja, los odio... Un beso che-

asi que esto es el sexo dijo...

Muchas gracias Meli. Pero lamento decirte que no tengo comienzo o fin de año. No quiero entrar en una discución filosófica sobre el tiempo (No por acá, si querés otro día por un mejor medio) Pero no, nada de balance de fin de año ni nada. Esto pasa por mi cabeza a toda hora en todo momento, sea enero, fin de año, primavera cero, siempre o jamás.

Besos!

Kirby · dijo...

OK... Yo necesito un transplante de corazón. URGENTE.

la damisela combatiente dijo...

Me encanta tu blog y la sinceridad con la que te expresas...
Muchas veces, después de leer una enrada tuya, me he puesto a pensar en si sería capaz de escribir un polvo como tú lo haces..y es imposible!Te felicito porque realmente eres un crack de las letras eróticas!
Un besazo!!!

Fragile dijo...

pf.. es verdad eso. a veces, en la precisión de las palabras de otro, encontramos ese pensamiento que no podiamos expresar o ese dolor que tanto nos costaba admitir. y si, la solución a nuestros problemas la tenemos nosotros, pero creo que siempre se necesita de alguien que nos guíe hacia ella.

me puse a pensar... probablemente sea cualquiera, pero.. no le encuentro una razón a por qué dejamos de hablar jaja

La Gata Lola dijo...

Sabés que justo le estaba por pasar tu blog a un amigo, que está asi como en proceso de auto-descubrimiento, y me encantó que justo hayas escrito algo así, porque refleja exactamente lo que quería hacer: darle algo para leer que lo ayude en ese proceso, asi como una vez me ayudó a mi.
So, thanks again :D

Anónimo dijo...

La verdad que siempre entro a tu blog a ver si escribiste algo nuevo. Lo leo sola y me toco, y lo leo con mi novio y despues no nos alcanzan las manos para desvertirnos.

Me gusta mucho,

Sergio Gutiérrez dijo...

Ok, voy yo.
Andaba por ahí leyendo blogs y encontré el tuyo hace un rato. Te leí e inmediamente te agregué a mi blogroll.
Te leo por dos razones, las cosas que escribís son cosas que todos pensamos pero pocos expresan.
La segunda razón es que a mi forma de ver, lo que vos hacés es arte. No voy por lo mórbido, lo estético, lo lascibo, liberal o lo que putas la gente se imagine. Voy a la liberta de escribir lo que te dé la gana, como te dé la gana.

Partiendo de ello, me siento a gusto de leer cada nuevo post que aca se ve.

Saludos.

asi que esto es el sexo dijo...

@ Damisela: Estoy seguro que sí podría describir un polvo, solo tiene que intentarlo y soltarse.

@ Fragile: No siempre se necesita a alguien que no guie. Lo que sí se necesita sin falta es la voluntad y creer en uno mismo.

@ GataLola: Perfecto. Si esto tiene hasta inclusive un efecto de transmición, mejor aún.

@ Anonima: Sigan tocandose mucho más, cuentenlo si quieren y cuidense siempre.

@ Sergio: No tengo más que agradecerte lo que decís. Según lo que decís, inclusive tu comentario es arte, rebalsa sinceridad. Y eso es bueno por donde se lo vea. Saludos caballero.

Pato dijo...

como una mariposa, no? manoteandola de seguro se te escapa, y si la agarraste posiblemente la lastimaste, pero si extendes la mano, mas con algo dulce sobre ella...

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

justo que hoy venia con ganas de tenerte ganas, te me pusiste filósofo. Bueno voy revolver los textos viejos hasta que te pongas fogoso de nuevo. no tardes!

Pilar Agustina Cucci dijo...

me encanta! simplemente..me encanta

Tres dijo...

A mí, un día me renovaste la esperanza en una relación ya casi muerta. Y no porque tus relatos, que sé yo. Es que recordé que tenía algo. Que teníamos algo. Claro, no nos duró mucho, pero bueh, esa es otra cosa.

¿El relato? Uno que incluía tu orto y un vibrador.

¡Un besazo, hombre!

Tres dijo...

Por cierto, te había perdido la pista, pero te he vuelto a encontrar.

MoOnlight dijo...

yo empecé a leerte hoy...me enganche con los relatos...y no comento xq no tengo mucho que decir...o xq tengo ganas de seguir leyendo a ver que hay más atrás...

Despertas curiosidad...solo eso voy a decir

saludos