jueves, 10 de septiembre de 2009

La palabra justa.

Le tiré del pelo. Firme, decidido. Apoyé su espalda en mi pecho practicamente a la fuerza. Mis dientes se clavaron en su cuello y mi pija se deslizó por su culo. Unas pocas palabras de su boca salieron para dar por terminado el asunto.

"Llename todo el culo de leche, hijo de puta"

Y así fue. Suspiros al aire y contorciones en las sábanas. Pero a la pendeja no le alcanzaba con eso, tenía que acotar algo más antes de caer desplomada.

"Como me hiciste acabar por el orto. Tremendo"



~

6 comentarios:

Lola dijo...

Tremendo fue lo que escribiste. Ya no estoy susceptible.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

me voy a hacer la boluda y me voy a sentar arriba de la lapicera.
despues de este post... no me dejas otra.

Tu geisha dijo...

Con que poco me excito =P

Lolita y El Profesor dijo...

My God! ¡Deje de escribir estas cosas que Lolita está muy lejos y faltan dos semanas para que vuelva!
¡Se lo suplico!

El Profesor

Maloperobueno dijo...

Que lindas las pendejas asi!

Paula_Yates dijo...

Me hiciste acordar a mi último garche... que bueno XD