lunes, 3 de enero de 2011

Encontrarte, encontrarme.

Desatar el nudo de la prohibición sabe a orgasmo, a placer encontrado. Te encontré donde menos creí hacerlo. La transgresión es tu arma principal, pero el doble filo te dejó dividida. Yo no pude unir esas dos partes, empero supe aprovecharme de la que solo quería completarme.

Si te digo que desde el primer momento no quise tenerte como nos tuvimos, sería mentirte, y ese no es mi estilo.
Luego de nuestros episodios, creí que hasta ahí había llegado mi acercamiento posible y tu deseo de que me acerque.
La chispa generada por tu cuerpo y el mío, por nuestras miradas, nuestros roces, fue solo la antesala del incendio que nos invadió.
Parecía no ser suficiente que el animal en vos deje la marca de sus dientes en mi, sentir esa energía encontrada era sentarse en la flor de loto. Darle a la realidad, el manifiesto de sentir mi pija dura apoyando tu culo, de tu cuerpo sujetándome para que el calor no se pierda en el vacío del espacio, fue sin duda una linda y fresca brisa para acallar algo de toda esa calentura evidente entre tanta gente.
Como te dije, como te susurré al oído, las ganas de recorrerte con mi lengua de punta a punta, eran abrumadoras pero lo que sin duda gatilló por completo mi imaginación, no fue tu cuerpo pidiéndome y seduciéndome a abordarlo, sino un beso robado entre tanta exposición pública. Nuestra relación prohibida sumisa en el borde del éxtasis daba un paso al frente. Vos dabas el primero, para yo acompañerte. (A pesar de que al final, termine recorriéndolo solo)

Yo viajaba sediento en un desierto y vos me seduciste con tu cuerpo de agua. Montaste mi cuerpo una tarde mientras te mirabas desnuda en el espejo. Galopabas y no entendías como podías sentirte tan elevada, pura y entregada sobre mi cuerpo, tan joven y renovado. En nuestro reflejo nos encontramos y decidiste acelerar el paso. A pesar de que no podía quitar la mirada de tu figura en el espejo, mi boca jugaba en tus pechos. Tu culo, la parábola perfecta. La formula igualada, sexo y pasión. Acabamos juntos.

Es una pena que la perfección no floreció en vos cuando miraste unos ojos que estaban preparados, predispuestos.
No florecimos los dos, pero yo lo hice.
La historia dió una vuelta al espiral. Si volveremos a recorrer su curvas ahora que danzamos niveles distintos, poco importa. Llegaste, sembraste enseñanzas desde tu ignorancia y el miedo te jugó una mala pasada. Todo terminó y comenzó transformado. ¿Quién escribirá la historia de lo que pudo haber sido? Te agradecería si hubiese algo de mérito en tu conducta, pero no es el caso.

Una vidriera en exposición que necesitaba ser vista.
Yo venía pasando.
Que casualidad.



~

4 comentarios:

Mariana dijo...

sabés... generalmente, los monkeys como decís, me trasmiten más destrucción que depresión. una destrucción copada quizás, casi intencional. ¿existirá eso?.

me gustó la historia. me gustan los blogs que permiten mostrar las partes más libres de las personas.

la literatura destaca el sentido artístico del sexo. buena onda.

¡un beso!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

feliz año, o si querés sin ñ.
mi amiga está en japón con su esposo, billetera mata blogero! salut!

Oscuro dijo...

Me gustó la entrada. La leí dos veces, en distinto momento. La primer lectura me gustó más, la sentí distinta, muy distinta. No sé si es que editaste muchas cosas o el distinto de una lectura a la otra fui yo. Las dos veces me pareció muy excitante, me gusta que haya cosas que no se puedan decir y que están cerca de ser contadas. La primera vez que lo leí vos estabas en un lugar de incertidumbre y perplejidad. En mi segunda lectura sentí que la entrada te sirvió para desenojarte, como quitándote un peso de encima, depositando lo malo en ella. Son lecturas, sabrá usted entenderme

asi que esto es el sexo dijo...

@ Mariana: Sí, los Monitos me producen eso. Me parecen ultra positivos, por eso dije que son como 'anti-depresivos'.
Si, yo tambien creo fervientemente que la literatura explota todo un sector del sexo que no está tan destacado. Es una de las razones por las que estoy acá.
Un beso para vos también, nena.

@ Jenni: Billetera suele matar absolutamente todo hoy por hoy. A menos que no cojas hace decadas y seas rica.

@ Oscuro: ¿Qué te puedo decir a vos? La lectura que haces es perfecta, es tal cual. Así fue. En principio escribi el texto más de envión al conocerla, y esta es una versión transformada. A las horas lo releí y agregué varias cosas más y también quité algunas otras. Si bien yo deposito cosas 'malas' en ella, ella se las apropia, ahi viene uno de los sentidos de todo esto, todo los roles suelen ser asumidos y adjudicados. Pero creo que en el fondo hay pares opuestos de sentimientos. Decepción y aprendizaje. Amor y odio. Tolerancia e intolerancia.